Préstamos cobrando el paro

Por portalcreditos.es 15/09/2021

    Prestamos para desempleados cobrando el paro: características principales

    Los préstamos cobrando el paro tienen una serie de características que los diferencian un poco de los préstamos convencionales. Así, en lugar de concederse a personas que cuentan con una nómina y con ingresos recurrentes, se conceden a personas que en el momento de la solicitud del préstamo se encuentran sin trabajo. Eso sí, no quiere decir que se concedan sin que el solicitante no cuente con ingresos recurrentes y demostrables. 

    En este caso, este tipo de préstamos cobrando el paro se conceden a personas que se han quedado sin trabajo pero que cobran mensualmente la prestación por desempleo. Se trata de una cantidad mensual que se cobra durante varios meses, lo que hace que la persona cumpla uno de los requisitos principales para la concesión de estos préstamos: contar con ingresos recurrentes y suficientes para poder devolver el préstamo concedido.

    La solicitud de préstamos cobrando el paro no siempre está exenta de garantías. A veces tendrás que aportar bienes como garantía de su pago. En el caso de que finalmente no puedas devolver el préstamo, las propiedades presentadas como aval o garantía de devolución de lo prestado servirán como pago del préstamo.  Si buscas un préstamo sin garantías te interesa este artículo.

    En cualquier caso, tienes que tener en cuenta que este tipo de préstamos cobrando el paro no los conceden en muchas entidades bancarias convencionales. Generalmente, en los bancos y cajas tradicionales te pedirán, entre otros requisitos, contar con una nómina. Por tanto, con un trabajo. Pero sí podrás solicitarlo a compañías dedicadas a la concesión de préstamos online. Muchas de ellas sí conceden préstamos para desempleados si están cobrando el paro. 

    Este tipo de préstamos suelen concederse con gran rapidez. Generalmente están disponibles rápidamente y obtienes el préstamo en unas horas. Eso sí, son préstamos pensados para necesidades puntuales y para imprevistos. Por tanto, su cuantía suele ser bastante limitada, algo que debes tener en cuenta si necesitas con cierta urgencia afrontar un gasto inesperado cuando estés desempleado.

    Condiciones de los préstamos si estás cobrando solo el paro

    Prestamos cobrando de la INEM img
    Prestamos cobrando el paro img

    Cuando estés desempleado y no cuentes por tanto con una nómina cada mes, pero estés cobrando el paro, puedes solicitar un préstamo. Eso sí, en este caso, a la hora de pedirlo tendrás que cumplir una serie de requisitos específicos debido a tu situación. El primero de ellos es que te queden suficientes mensualidades por cobrar para poder devolverlo.

    Es decir, que la cuantía que vayas a recibir como prestación por desempleo esté considerada como suficiente para poder afrontar los pagos. Probablemente, también calculen que vas a poder afrontar un pago cada mes. Aparte de esto, casi en todos los casos te pedirán un justificante de que cuentas con ingresos periódicos suficientes. En este caso, de que estás cobrando la prestación por desempleo.

    Puede que en algunos casos, la entidad a la que pides el préstamo te pida contar con alguna propiedad como garantía de devolución del préstamo. Por ejemplo, con un coche. De esta manera, con ella como garantía, se aseguran de que contarán con una compensación si no eres capaz de devolver los plazos del préstamo tal y como estaba establecido cuando te concedieron el préstamo. Al hacerlo, en función de la cantidad solicitada, te indicarán cuánto debes pagar cada mes para devolverlo.  Los préstamos avalando con el coche pueden ser una alternativa interesante si estas desempleado.


    Además de los requisitos a cumplir en estos casos, tendrás que cumplir diversos requisitos comunes a todas las solicitudes de préstamos. Tendrás que ser mayor de 18 años, y nacionalidad española o permiso de residencia en regla. Por otro lado, en la mayoría de los casos será necesario que no tengas otras deudas que superen una cantidad determinada que estén pendientes de pago. No te olvides del papeleo, puesto que también tendrás que rellenar un formulario para solicitar el préstamo. Es posible que en él tengas que aportar información sobre tu estado laboral o de ingresos.

    ¿Es posible pedir un préstamo si estoy cobrando el paro?

    Si, pedir un préstamo si estás cobrando el paro es posible. Eso sí, puede que no en todas las entidades bancarias o dedicadas a la concesión de préstamos te lo concedan. Para empezar, el hecho de no contar con una nómina es un obstáculo para muchos. Aunque estés cobrando una prestación por estar en paro y te queden varios meses para agotarla. Por eso, además de preguntar en entidades bancarias y ver las condiciones que te ofrecen, puede que te interese acudir a entidades dedicadas a la concesión de préstamos a través de Internet. 

    Otro de los factores que influyen en si puedes solicitar un préstamo cuando estés cobrando el paro es la cantidad que vas a solicitar. En esta situación, las entidades no suelen conceder préstamos de grandes cantidades. La principal razón para ello es que se aseguran de que puedas devolverlo. Por eso revisan cuántos meses de prestación te quedan por cobrar, y cuánto cobras cada mes de los que te quedan.

    En general, además, estos préstamos se conceden únicamente para imprevistos. Por ello suelen tener una cuantía limitada, con un máximo de unos pocos cientos o miles de euros. Las posibilidades de que te concedan el préstamo aumentarán si no estás inscrito en ningún registro de impagados, como ASNEF. De esta manera demostrarás que no tienes deudas impagadas pendientes, y resultarás más fiable.


    En caso de que te encuentres en situación de paro pero no estés cobrando una prestación por desempleo, tus posibilidades para pedir un préstamo quedarán bastante reducidas. A no ser que cuentes con ingresos recurrentes y regulares de otro tipo, es muy probable que no te concedan un préstamo. Y recuerda que en este caso, tendrás que presentar un justificante de que cuentas con ingresos de manera regular. También tendrás que informar de cuánto ingresas cada vez.

    ¿Me aprobarán un crédito solo cobrando el paro?

    Que te aprueben un crédito que has solicitado cuando solo estés cobrando el paro depende de varios factores. Uno de los más importantes, es para empezar, que cobres una prestación cada mes que te permita afrontar las mensualidades a pagar para devolverlo con comodidad. También cuántos meses te quedan por cobrarla. Si no son suficientes para afrontar el pago, puedes tener problemas para que te lo concedan. Ten además en cuenta que si acudes a una entidad bancaria tradicional, tienes muchas probabilidades de que no te lo concedan si no cuentas con una nómina. Tendrás más oportunidades de que te lo concedan si acudes a una entidad dedicada a la concesión de préstamos online.

    En caso de que cobres el paro y cuentes además con otros ingresos regulares que puedas justificar en el momento de hacer la solicitud, la situación puede mejorar a tu favor. Ya no solo estarás cobrando el paro, sino que contarás con más ingresos recurrentes que facilitarán la devolución del préstamo. La suma de estas dos fuentes mejorará tu capacidad para poder amortizar el préstamo, lo que hará que la entidad ponga muchas menos pegas para concedértelo. 

    Pero no todo van a ser facilidades si estás cobrando solo el paro y necesitas un préstamo. En caso de que la cuantía de la mensualidad no sea lo bastante grande como para que la entidad a la que has pedido el dinero considere que puedes afrontar los plazos, es probable que no te lo concedan. También si te quedan muy pocas mensualidades. Estar inscrito en ASNEF también es un obstáculo para poder pedir un crédito de estas características. 


    Eso sí, en algunos casos, si la cantidad por la que figuras en este u otros registros de impagados es pequeña, puede que la entidad decida concederte el préstamo. En resumen, aunque si cobras el paro es muy posible que te aprueben la solicitud, en algunos casos puede que la rechacen por no cumplir los requisitos. Tenlo siempre presente cuando solicites uno.

    ¿Puedo pedir un préstamo por internet si solo cobro el paro y estoy en ASNEF?

    Las entidades que se dedican a conceder préstamos rápidos a través de Internet suelen dárselos también a personas que se han quedado en el paro. A diferencia de lo que hacen muchas entidades bancarias, la palabra paro no supone un obstáculo insalvable para ellos. Por tanto, sí puedes pedir un préstamo por Internet si solo cobras el paro. Sobre todo si te quedan bastantes meses de prestación, y no se trata de una prestación baja. 

    En ocasiones, también podrás hacerlo si figuras en un registro de impagados como ASNEF. Pero no en todas. Por eso, antes de solicitar un préstamo tendrás que buscar una entidad de concesión de créditos que te permita pedir un préstamo si estás en ambas situaciones al mismo tiempo. 

    Para localizar una empresa de concesión de préstamos por Internet que te conceda préstamos si estás en paro y cobras una prestación, y a la vez figuras en ASNEF, tendrás que consultar sus condiciones. En muchas ocasiones aparecen en su página web, pero si no es así puedes contactar con ellos para preguntarles. Eso sí, las empresas que conceden préstamos online a personas en esta situación, generalmente, solo los aceptan si la cantidad por la que una empresa te ha incluido en este registro es muy pequeña. Puedes consultar todo sobre préstamos con ASNEF aquí.


    Es habitual que no supere los 1.000 o los 2.000 euros, y en muchos casos será incluso menor. Pero es algo que no suelen comentar claramente en las condiciones para la concesión de préstamos. Por eso, si estás en ASNEF, cuando localices una entidad que concede préstamos estando en paro y en ASNEF, contacta con ellos para conocer sus condiciones de solicitud de préstamos concretas.

    Tipos de préstamo que existen si estás cobrando el paro

    Prestamos online cobrando el paro img

    Cuando estás en paro y cobrando la prestación por desempleo puedes solicitar, en principio, dos tipos de préstamo, en casi todos los casos en entidades online. Son los minipréstamos, también llamados minicréditos o microcréditos; y los préstamos personales con garantía.

    Los primeros son, tal como sugiere su nombre, unos créditos pequeños que se pueden solicitar desde una cantidad muy baja, como 50 o 100 euros. Su máximo variará en función de diversos factores. Entre ellos, lo que te quede por cobrar de prestación si estás en paro o si es la primera vez que solicitas un crédito con ellos. En este último caso, en algunas ocasiones, la cantidad que puedes pedirles es menor que si ya lo has hecho alguna vez y amortizaste el préstamos a su debido tiempo. 

    Los plazos que tendrás para devolver el préstamo oscilan en general, en función de la entidad, entre 5 días y tres meses. No necesita ningún aval. Además, su concesión tras la solicitud es bastante rápida. Bastarán unas horas, como máximo en prácticamente todos los casos 24, para que respondan a tu solicitud diciéndote si lo aprueban o no. Si la respuesta es afirmativa, recibirás en dinero en otras pocas horas, en la cuenta que hayas indicado en el momento de pedir el préstamo. 

    Los préstamos personales con garantía están indicados para cuando necesites cantidades superiores a unos 1.000 euros. Con ellos no tendrás en muchos casos que demostrar tus ingresos, ya que contarás con diversos bienes como garantía de devolución de los créditos. Dependerá en función del tipo de préstamo personal a solicitar. Pero esto tiene sus ventajas, ya que puedes solicitar una cantidad bastante más elevada que con los minicréditos, como hemos mencionado. 


    La garantía será, en la mayoría de los casos, una vivienda o un coche. Por eso, tienes que asegurarte antes de pedir este tipo de créditos de que puedes devolverlos. Porque de otra manera, la empresa a la que debes dinero ejecutará la garantía y se quedará en pago con la casa o el coche que aportaste como garantía del préstamo.

    Préstamos con garantía hipotecaria cobrando paro

    Los préstamos con garantía hipotecaria constituyen uno de los tipos de préstamo personal con garantía que se pueden solicitar mientras se esté cobrando el paro. Se caracterizan porque no requieren justificar que se cuentan con ingresos, y suelen utilizarse para obtener una cantidad que supere ampliamente los 1.000 euros. Eso sí, el máximo que podrás pedir tendrás que consultarlo con cada entidad. Cada una establece un máximo diferente, y este máximo depende también el valor de la vivienda que aportes como garantía. 

    En la mayoría de los casos, podrás pedir una cantidad máxima que sea igual al 40% de lo que valga la casa que aportes como garantía. Los mínimos a pedir para este tipo de préstamo suelen partir de los 5.000 y los 6.000 euros. Pero como hemos mencionado, también tendrán un máximo, que establece cada entidad. 

    Esta cantidad será independiente de lo que valga la casa. Lo más habitual es que el tope a solicitar en este caso sea de 100.000 euros. No obstante, si estás en paro, aunque estés cobrando la prestación, es poco recomendable solicitar una cantidad tan elevada, a no ser que cuentes con ingresos recurrentes o suficientes procedentes de otra fuente. Debes tener esto también en cuenta, porque el plazo que tendrás para devolver el crédito es muy superior al de los minimcréditos. 


    El plazo mínimo suele ser de seis meses, y el máximo puede extenderse varios años. Incluso una década. Por eso tienes muchas probabilidades de que se te haya acabado la prestación cuando termines de amortizar el préstamo. Las posibilidades de que esto sea así aumentan cuanto más elevada sea la cantidad que solicites. Si no es muy elevada, puede que tengas posibilidades para devolverlo en seis meses o un año, lo que te daría más facilidades.

    Préstamos estando en el paro con garantía

    Los préstamos con garantía se pueden solicitar estando en paro. Tanto si estás cobrando una prestación como si no lo estás haciendo. Esto se debe a que las entidades que los conceden no piden que justifiques tus ingresos. Eso sí, ten cuidado de no solicitarlos si no tienes la certeza de que vas a poder devolverlos. Porque si no puedes hacerlo, perderás lo que aportes como garantía, ya sea una casa o un coche. 

    Este tipo de préstamos se utilizan en los casos en los que la cantidad que necesitas conseguir sea superior a los 1.000 euros. En general, cuentan por tanto con plazos de amortización mayores que los de los minicréditos. Así, en lugar de varios días, o algunas semanas, cuentas con varios meses, o incluso algunos años, para poder devolverlos. Cada entidad suele fijar la cantidad mínima y la máxima que pueden conceder. Pero todo depende del valor que tiene el bien que aportes como garantía. Porque el máximo que se te concederá será un porcentaje de su valor

    Tal como sucede con cualquier préstamo, eso sí, aunque este préstamo te lo puedan conceder sin una nómina o estando en paro, incluso sin cobrar prestación, asegúrate antes de pedirlo de que puedes devolverlo. Si cuentas con ingresos suficientes, o cuentas con entradas recurrentes y suficientes de dinero para amortizarlo, no tendrás problemas. Pero si andas un poco justo de dinero, planificar bien la cantidad a pedir y las mensualidades y cuantía que puedes asumir es esencial para evitar sustos con la devolución del préstamo. 


    Además de aportar una casa o coche como garantía en función del préstamo personal con garantía que solicites, tendrás que cumplir una serie de requisitos personales. Así, tendrás que ser mayor de 18 años y contar con nacionalidad española o NIE. En muchos casos también hay un tope de edad para solicitarlos, que suele estar fijado en los 65 o 70 años. Para solicitar estos préstamos es irrelevante que te encuentres o no inscrito en un registro de impagados como ASNEF, porque no tendrás que justificar tus ingresos o deudas.

    Minicréditos estando en el paro

    Los minicréditos, o microcréditos, son otra de las opciones que tienes para solicitar un préstamo cuando te quedes en paro y necesites hacer frente a un gasto imprevisto. Se trata de préstamos de cantidades pequeñas, que en función de la entidad a la que acudas, te permitirá contar con entre 50 y 1.000 euros, que deberás devolver, junto con los intereses establecidos por la entidad a la que solicites el préstamo, en el tiempo establecido para ello. 

    El plazo que tienes para devolver los minicréditos depende del tiempo máximo que te permita la entidad para ello. En general, eso sí, tendrás un tiempo mínimo para hacerlo. Habitualmente, el mínimo solo serán unos días, entre cinco y siete. Y el máximo puede variar entre cuatro semanas y tres meses, o bien 90 días

    Este tipo de préstamos tiene una serie de requisitos específicos cuando lo solicites estando en paro. Los minicréditos, al no requerir aval ni un bien como garantía, te pedirán que justifiques que tienes ingresos suficientes para devolverlos. En el caso de estar en paro, por tanto, y en la mayoría de los casos, tendrás que estar cobrando la prestación por desempleo para poder solicitarlos y que la entidad te los conceda. 

    Además de esto, la empresa se asegurará de que te quedan los meses de prestación suficientes por recibir para poder devolver el crédito. También comprobarán si la cantidad que recibes es suficiente para poder devolverlos. No obstante, hay algunas excepciones si no cobras la prestación por desempleo y estás en paro. Por ejemplo, que tengas algún tipo de ingreso recurrente y suficiente


    Aparte de disponer de ingresos suficientes, en la mayoría de ocasiones, es necesario que no estés inscrito en un registro de impagados, como ASNEF. O que si lo estás, la cantidad que tengas de deuda sea muy pequeña o no provenga de ningún producto financiero. De lo contrario, no te concederán el minicrédito porque no se fiarán de que puedas amortizarlo a tiempo.

    Préstamo online avalando con el coche

    Dentro de los préstamos personales con garantía que puedes solicitar aunque estés en paro está el préstamo online avalando con el coche. Es decir, es un tipo de préstamo en el que no tendrás que justificar que tienes ingresos para que te lo concedan. Solo aportar un coche como garantía, que deberá cumplir unas condiciones mínimas para que te lo acepten como tal. Cada entidad establece sus normas al respecto, así que contacta con aquella a la que vayas a solicitar el préstamo para conocer todos los detalles. Eso sí, el coche tendrá que estar registrado a tu nombre, y libre de cargas. Por tanto, tiene que estar completamente pagado.

    Este tipo de préstamo permite conseguir cantidades superiores a los 1.000 euros, aunque el máximo no es tan elevado como en el caso de los préstamos con garantía hipotecaria. Nuevamente, cada empresa encargada de la concesión de este tipo de préstamo es la que decide cuánto concede a cada solicitante. Lo habitual es que, como máximo, puedas solicitar 10.000 euros

    El plazo para la devolución del préstamo, en el caso de solicitar un préstamo avalando con el coche online, es decir, por Internet, es variable. En todos los casos será mayor que el que tendrás para devolver un minicrédito. El mínimo también será más elevado: tendrás que esperar varias semanas o meses para poder amortizarlo. 

    En algunos casos tendrás que dejar tu coche en depósito hasta que devuelvas la cantidad prestada. Esto quiere decir que, mientras tanto, no podrás seguir utilizándolo. Pero en la actualidad hay varias entidades, y préstamos específicos, que permiten seguir conduciéndolo con normalidad hasta finalizar el pago del préstamo. Eso sí, en caso de no poder devolver el préstamo, tendrás que entregarlo para saldar la deuda.

    Consejos a seguir si quieres pedir un préstamo y cobras el paro

    Si necesitas dinero y te has quedado en el paro, y quieres pedir préstamos cobrando el paro, tienes que tener en cuenta varias cosas para poder hacerlo de manera segura y sin problemas. En primer lugar, concreta muy bien la cantidad que necesites y vayas a pedir. No te dejes llevar y pidas un poco más “por si acaso”, porque en este caso no cuentas con una nómina o una pensión para cubrirlo. La prestación por desempleo es limitada y se termina pasados unos meses. 

    No compruebes solo, por tanto, cuántos meses te quedan de prestación para ver si son más que los que tardarás en devolver el préstamo. Suma la cantidad total que te queda por recibir, porque puedes encontrarte con sorpresas desagradables. Por ejemplo, que la última mensualidad que recibas sea menor, porque el dinero que restaba para ese mes del total del paro es menos del que has estado recibiendo cada mes. O que su cuantía sea muy ajustada y no llegue para cubrir la cantidad solicitada. Sobre todo si no tienes más ingresos y también tienes que restar tus gastos cotidianos de ella. 

    Consulta también varias entidades que se dediquen a la concesión de préstamos para personas en paro, y revisa bien sus condiciones. Así evitarás sorpresas. Muchos te permitirán también, además de elegir la cantidad a pedir, el tiempo en el que quieres devolverlo. Revisa varias opciones y plazos de devolución, porque la cantidad final a pagar puede variar solo con ampliar o reducir unos días el plazo de amortización. 

    Sobre todo, ten presente que este tipo de préstamos cobrando el paro son solo para hacer frente a gastos inesperados y que no puedas aplazar. Y asegúrate de que puedes devolverlo. Si no es así, y el gasto no es inaplazable, es preferible esperar a que encuentres un trabajo en unos meses o unas semanas para poder solicitar el préstamo.

    Facebook Twitter LinkedIn

    0 COMENTARIOS

      ¿Quieres añadir o comentar algo más sobre este artículo?

      Añade algún dato más al artículo que encuentres interesante para el resto de la comunidad, si es de interés común lo publicaremos.

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      ¿Has leído estas otras opiniones y consejos?

      move to top